• (155) CARTA A UN AMIGO por Emiliano Aparicio

    Tras las huellas de Don Bosco               

    Hacia el Bicentenario del Nacimiento de Don Bosco, 1815-2015

    (155) CARTA A UN AMIGO

    HOMBRE DE CARIDAD 

    Querido amigo: 

    Dios es amor, nos ama y nos propone un camino de amor: El amor es el mandamiento nuevo y característico que nos dejó Jesucristo: por el amor conocerán que somos sus discípulos. “De maneras diversas las alegrías viven en la fuente del amor siempre más grande de Dios que se nos manifestó en Jesucristo” (EG 7).  Aprendamos a amar, porque Dios nos ama primero. Don Bosco fue un hombre lleno de amor:

    Don Bosco amó intensamente a Dios. En 1869 tuvieron lugar en Trofarello los Ejercicios Espirituales para los salesianos y aspirantes. Don Bosco predicó las instrucciones y don Rúa las meditaciones. En la plática de conclusión (18.IX) dijo Don Bosco: “Trabajad por amor a Dios. Sólo él es digno de ser amado y servido, verdadero remunerador de lo más insignificante que hagamos por él. Él nos ama como Padre afectuosísimo: “Con amor eterno te quise”.

    [LEER MAS...]

  • Carta a un amigo 154 por Emiliano Aparicio.

    Tras las huellas de Don Bosco

    Hacia el Bicentenario del Nacimiento de Don Bosco, 1815-2015

    HOMBRE DE ESPERANZA

    Querido amigo:

    Nos advierte el Papa Francisco en la exhortación sobre la “Alegría

    del Evangelio (EG 86): “¡No nos dejemos robar la esperanza!”Don Bosco tuvo

    una gran esperanza, aunque no le faltaron muchos motivos para

    desalentarse y perderla. Dificultades en la familia (pobreza, orfandad,

    postura del hermanastro Antonio, tiene que abandonar el hogar y

    ponerse a trabajar), para estudiar (va retrasado para su edad, se le

    ríen…), dificultades en los inicios de su apostolado (la marquesa Barolo

    lo despide y lo abandona, los colaboradores lo dejan solo en varias

    ocasiones. “Todos me han abandonado, le oyó un día exclamar Carlos

    Gastini; pero, si tengo a Dios conmigo, ¿a quién puedo temer? La obra

    es suya, que no mía. Ya pensará él cómo sacarla adelante”

    En medio de tantas dificultades y problemas Don Bosco no perdió

    nunca la esperanza. Su confianza no eliminaba el esfuerzo humano.

    Refiriéndose a las misiones decía Don Bosco en 1876: “Confiamos en el

    Señor. Hacemos en esta empresa lo mismo que en todas las demás.

    Ponemos toda nuestra confianza en Dios y de él lo esperamos todo,

    pero, al mismo tiempo, desplegamos toda nuestra actividad”.

    cristiana, que busca el Reino escatológico, siempre genera historia” (181 EG).

    Cordialmente

    Padre Emiliano Aparicio y

    La Comunidad Salesiana

    Acudamos a la experiencia espiritual de Don Bosco, para caminar en santidad

    según nuestra vocación específica

    Para reflexionar en familia o en grupo: ¿Qué entiendes por esperanza? Cuando san Pablo

    dice que Cristo es nuestra esperanza, que la esperanza no delude, ¿qué entendemos? Subraya

    una cita sobre la esperanza en don Bosco y en la exhortación en la Alegría del Evangelio.

    Don Bosco, hombre con esperanza. “La verdadera esperanza

  • Carta a un amigo 153 por Emiliano Aparicio

    HOMBRE DE FE

    Querido amigo:

    Tratando de relacionar la exhortación sobre “la Alegría del Evangelio” en Don Bosco, un

    rasgo que fue fundamento y centro de su vida y su obra es la fe. En Don Bosco “pensamientos,

    afectos, empresas, audacia, dolores, sacrificios, prácticas piadosas, espíritu de oración, no fueron

    sino llamas desprendidas de la fe que ardía en su corazón”. El mismo aconsejaba: “Procura obrar

    siempre por un motivo de fe y nunca al acaso o por fines humanos. Su preocupación por suscitar,

    formar y mantener las vocaciones eclesiásticas sólo se explica como manifestación de su vida de

    La fe en la exhortación del Papa Francisco está transversalmente en toda ella. Pero

    tenemos algunos apartados explícitos, como por ejemplo “la nueva evangelización para la

    transmisión de la fe (EG 14-18); los desafíos de la inculturación de la fe (68-70), el diálogo

    entre la fe, la razón y las ciencias (242-243); es que “hay que permitir que la alegría de la

    fe comience a despertarse” (EG 6). La fe es importante y fundamental para Don Bosco.

    [LEER MAS...]

  • Carta a un amigo 152 por Emiliano Aparicio

    jose

    (151) CARTA A UN AMIGO TESTIMONIO DE VIDA

    Queridos hermanos en Cristo:

    Este pequeño testimonio de vida es de un laico común y corriente como cualquiera de ustedes.

    “Quiero contarles que estoy haciendo un cambio en mi vida, estoy estudiando para llegar a ser un

    diácono, un servidor, un siervo de Dios.

    ¿Cómo comenzó todo esto?, bueno, yo era uno más del montón, lo sigo siendo, pero con otras ganas

    de ver la vida. Desde que hice comunión y confirmación, de Iglesia nada. Me junté a vivir con mi señora

    y se comenzó a agrandar la familia, y por ahí empezó todo este caminar. A veces tenemos que esperar

    que nos pase algo duro y triste para poder comprender que el Señor nos tiene marcado un camino,

    una misión. Cuando nació mi segunda hija, muy linda, gordita y sanita, el Señor me la quita a los cuatro

    meses de vida: muerte súbita. Al enterarse mis vecinas me llevaron un curita, quien le dio el bautismo

    de socorro. ¿Quién era ese cura? el Padre Juan Enne. Yo enojado con Dios y con todos, el P. Juan me

    hablaba, me consolaba, a veces ni le entendía lo que me decía; pero me hizo cambiar de actitud. Después

    de todo esto llegamos a tener un vínculo muy fuerte, para mí ya no era un cura, sino mi papá, y él lo sabía

    porque yo se lo dije muchas veces. Un día me dice, “vos tenés que ser diácono” y me mandó hacer un

    seminario catequístico. Hoy pienso, para qué le habré dicho que era mi papá.

    [LEER MAS...]

  • Carta a un Amigo 151 por Emiliano Aparicio.

    Tras las huellas de Don Bosco

    Hacia el Bicentenario del Nacimiento de Don Bosco, 1815-201  

    (151) CARTA A UN AMIGO

    Querido amigo: “Alegría del Evangelio” en Don Bosco

    Trataré de relacionar la experiencia espiritual de Don Bosco con la exhortación del Papa Francisco sobre la “Alegría del Evangelio” (EG).  La espiritualidad es una forma particular de ordenar la propia vida a la adquisición de la perfección cristiana y a la participación de un especial carisma. En otras palabras, la vida cristiana es una acción conjunta con Dios  que presupone la fe.

    “Evangelizadores con Espíritu quiere decir evangelizadores que se abren sin temor a la acción del Espíritu Santo” (EG 259). “Una evangelización con espíritu es una evangelización con Espíritu Santo, ya que Él es el alma de la Iglesia evangelizadora” (EG 261).

    La espiritualidad salesiana se compone de varios elementos: es una forma de vida, oración,  trabajo, una forma de vida comunitaria, una misión educativa basada en un patrimonio pedagógico, una metodología de formación, un conjunto de valores y actitudes característicos; una atención especial a la Iglesia y a la sociedad, un legado histórico de documentación y escritos, un lenguaje característico, un conjunto típico de estructuras y obras, un calendario con sus propias fiestas y celebraciones…

    [LEER MAS...]